El Vuelo del Yobirou: Crítica: DELICIOSO